maquinas-enfriadoras-de-bebidas

Sin categoría

La dependencia a la tecnología

1 Ago , 2017  

Hemos llegado a una época en la que hay máquinas para cada aspecto y área de nuestras vidas, no sé en qué momento la tecnología tomó tanto control en la humanidad, y un papel tan grande dentro de nuestra sociedad.

Hay máquinas enfriadoras de bebidas (sí, sólo se encarga de eso, de enfriar bebidas), las máquinas rebanadoras (son las típicas que vemos en Walt-Mart), máquinas que licuan, máquinas que imprimen, máquinas que graban los mensajes, y así puedo seguir y seguir todo el blog. En serio, no sé cómo le hacían en tiempos pasados, y siento una desesperación increíble por tener que depender de una manera tan grande en la tecnología. No veo ya mi vida sin ella, se los juro.

maquinas-rebanadoras

No sé si a ustedes les ha pasado algo similar, por ejemplo, cuando la luz se va. Se te olvida, momentáneamente, o por el hábito y la costumbre, que TODO FUNCIONA CON ELECTRICIDAD. Desde ir al refrigerador y estar preocupado porque la comida se eche a perder, o el microondas, obviamente el Internet, o ni siquiera puedes cargar tu celular o tu computadora. Vaya, ni puedes leer cuando se hace más tarda y comienza a oscurecer.

Me impacta intentar imaginar cómo le hacían en el pasado, ¿qué hacían?, ¿cómo se entretenían? Ni siquiera tengo que ir tan lejos como para crear un escenario en el que no haya luz. Solamente cuando a tu celular se le está acabando la pila, sientes una desesperación impresionante, porque esa pequeña maquinita tiene una gran parte de tu vida dentro. No miento, es tu manera de comunicarte, tienes resguardadas las fotos y los momentos en él, tu calendario, es tu GPS para ubicarte, o sencillamente es lo que te mantiene entretenido, desde las redes sociales hasta los videojuegos que allí puedes contener.

Y sé que parece que doy dos mensajes contradictorios en la nota, por un lado, me quejo de la dependencia que hemos generado, y al mismo tiempo, no imagino qué se haría sin estas maravillosas maquinas que tenemos hoy en día. Pero no, no he enloquecido, ni nada por el estilo. Es normal que se avance en este ámbito tecnológico, el conocimiento del ser humano nunca es estático, y siempre tiene que ir evolucionando. Solamente me quejo, porque debemos recordar guardar el balance y el equilibrio en todos los aspectos, no podemos dejarnos ir sólo por el lado tecnológico, ni resguardar nuestras vidas austeramente. Se trata de adaptación, pero al mismo tiempo de no olvidar los valores. Suena difícil, pero créeme que no lo es.

Comenta si te gustó o no, o si estás de acuerdo. Muchas gracias por leerme, y ¡hasta la próxima!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com